¡¡FELICES FIESTAS Y AÑO NUEVO 2012!!



Pinchar la imagen para verla más detallada.

EXHORTACIÓN DEL PÁRROCO EN LA NATIVIDAD DEL SEÑOR. AÑO 2011.

El Misterio de la Encarnación constituye el centro y el objeto esencial de la celebración de la fiesta de la Navidad. San Juan Evangelista así lo declara en el prólogo de su evangelio con una afirmación impresionante: "La Palabra se hizo carne y habitó en medio de nosotros" (Jn 1, 1-18). Ante la cuna recordemos que el Niño que ahora contemplamos y vemos no es precisamente un niño puramente humano, ni tampoco es un ser divino bajo apariencia humana, sino que es divino y humano, el Dios hombre: Jesucristo.

Anuncio admirable

El profeta Isaías nos lo anunciaba admirablemente: "El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande; habitaba tierras de sombras, y una luz les brilló" (Is 9, 1-6, Misa de medianoche)"; "¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero, que anuncia la paz, que trae la Buena Noticia, que pregona la victoria, que dice a gritos: "Tu Dios es Rey!" (Is 52, 7-10, Misa del día). El apóstol San Pablo es quien saca las conclusiones: "Ha aparecido la Gracia de Dios, que trae la salvación para todos los hombres, enseñándonos a renunciar a la vida sin religión y a los deseos mundanos y a llevar ya desde ahora una vida sobria, humana y religiosa" (Tit 2, 11-14, Misa medianoche).

Dios con nosotros

Antes de Cristo, o si vivimos sin él: tinieblas, tristezas, opresión, violencia y todo tipo de injusticias entre los hombres y el mundo, es la vida sin Cristo. Con Cristo, "El Dios con nosotros", viviendo con él: luz grande, alegría, liberación total, paz sin límites, salud plena, justicia y derecho por siempre. De por medio anda: un niño admirable, defensor de la justicia, príncipe de la paz. Un niño que es, "Admirable en su nacimiento, consejero en su predicación, Dios en el perdón, fuerte en la pasión, padre de la era futura en la resurrección. Príncipe de la paz en la felicidad eterna, (San Bernardo).

Jesús niño: gracia, justicia, poder y gloria de Dios

En este niño apareció la gracia de Dios, apareció Dios hecho gracia, don y regalo para el hombre. Apareció también la justicia, no la que castiga, sino la que nos hace justos. El poder, no el que oprime y humilla, sino el que libera, de una vida desordenada y culminada por los vicios y pasiones. Y aparece por último la Gloria, no la que apabulla, sino la que salva. En Jesús niño, encontramos todas las manifestaciones del amor de Dios para con los hombres.

Mientras no hayamos renunciado del todo a una vida sin religión y a una religión sin vida, hay que seguir esperando, todos estos bienes perdemos, dejamos pasar. La Navidad no será una realidad plena en nosotros, ni nuestra alegría será verdadera. Seguiremos sumergidos en el pecado y nunca llegaremos a tener la libertad de los hijos de Dios.

Contemplando en silencio y paz al Niño, junto a María, su Madre, junto al buen José y a los humildes y sencillos pastores, ofrezcámosle el buen propósito de tenerlo presente en nuestros pensamientos, deseos y acciones, no sólo en estos días de Navidad, sino todos los días de nuestra vida.

Antonio Garrido Colomina
Párroco de Villargordo.

Actos y Cultos de la Cofradía de "La Esperanza"





Con motivo de de la Festividad de la Expectación del parto de la Virgen María consagra su anual fiesta en honor a su Amantísima titular bajo la advocación de Nuestra Señora de la Salud y Esperanza, tendrá lugar en la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción.

* Domingo, 18 de Diciembre

- Rezo del Santo Rosario a las 19:00 horas.

- Santa Misa a las 19:30 horas.

- A continuación de la Misa la venerable imagen de Nuestra Señora de la Salud y Esperanza quedará expuesta en DEVOTO BESAMANOS.